Paisanos y seguidores

12 de abril de 2008

un caldero de agua en el sereno

Os cuento que antes se ponian los ojos malos en el verano,cuando se cogia los garbanzos, no se si era del salitre. Por la mañana apareciamos com los ojos cerrados, pues no se que era,porque no ibamos al medico.

Los lavabamos con manzanilla y poco mas, decian que si ponias un caldero de agua en el sereno y despues en ayunas, se sentaba uno en el cadero y se curaba. Pues si amanecias con los ojos cerrados, pues te sentabas con el culo en el cadero y se te abrian los ojos. Es verdad, yo lo hice y no se decirte si fue el suto o que la cosa fuciona.

Bueno os cuento pues que de mayorcilla se ponian pinos,iban mucha chicas del pueblo. Era en el monte, habia que llevar una escardilla pequeña y salir muy tremprano, casi de noche a poner pinos.
Era facil, solo que pasabas mucho frio. Se abria un hoyo, se plantaba como una maceta y despues a pisarlo. En un pino te podias pasar diez minutos. Eramos mucha mozuelillas.



Habia un capataz, al que habia que pedir, permiso para ir a orinar, pues casi todas pedian ir pero habia que ir acompañadas. Pues os cuento que yo y otra fuimos, pero a la vez nos pintabamos los labios. Pues este tio feo nos dice: "teneis que esta dos dias sin venir a los pinos por haberse pintado. Aqui se viene a trabajar".


Recuerdo que habia una vecina que arreglaba los huesos, vivia cerca de nosotros,esta señora que era muy guena mujer. Yo queria tener un brazo roto, pues recuerdo que se llevaba vinagre y un pañuelo. Mas de una vez iva quejandome con el brazo, parecia que lo tenia roto, lo que queria era que me lo liara con el pañuelo, pero siempre estaba gueno, asi que no pude tener reposo. Mi brazo siempre estaba bueno.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes