Paisanos y seguidores

11 de abril de 2008

Lapeza de los americanos

Os cuento hubo un tiempo que los americanos nos ayudaban. Pues estabamos mal, nos mandaban de todo, colchones de liatas con borra de dentro.



Yo me recuerdo que estaban duros, pero muy agradecidos de que nos los dieran, porque asi ya podiamos dormir en unas sillas. Jutabamos las sillas unas con otras y haciamos una cama. No se podia mover uno mucho durante la noche pues la cama se desfarataba y entonces teniamos que levantarnos para arreglarla. Pero contentos porque ya dormiamos en casa y no a ca la aguela.

Los americanos enviaban tambien una leche en polvo que no veas, pareciamos que todos estabamos tocando la pandereta para desliarla, pues era muy pegajosa y como no se desliara bien, se hacia grumos.



Que susto, yo como era tan galocha, pues me eche un puñado de leche en polvo en la boca y paso que me ahogaba

Mi aguela vivia en el cobertizo, era una casa que tenia alquilada junto a una vecina, solo estaban separadas por una puerta. Pues mi aguela estaba sorda y no le importaba hacer ruido, pues si tenia azucar, pues a cualquier hora hacia la leche para los niños que tenian hambre, haciendo ruido moliendola en la lata

La vecina decia "
esta vieja tonta no puede hacer la leche de dia" pues ella trabajaba en el campo, estaba cansada y tenia que dormir.
Esta vecina se llamaba
Maria de la Seca, era una mujer graciosa, pues mi aguela como estaba sorda por mucho que le gritaba ella, mi abuela ni mu.
Pero nosotros que estabamos con ella le deciamos a la abuela que parara pero la aguela mas voces daba y encima decia: "
que pasa" que pasa".

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes