Paisanos y seguidores

4 de abril de 2008

colchon de lana, colchon de paja






Os cuento cuando era niña no tenia ni muñecas. Tenia que hacerlas de trapo, pues yo no se jugar con una muñeca pero me la hacia con trapos. Los enrrollaba para hacer los brazos y las piernas para los pelos le ponia una poca de lana del colchon estirada y parecia pelo. Me lo pasaba bien,



pues os cuento mis padres tenian un corchon de lana pues fue su rregalo de bodas,



pero que penurrias habia esos años, pues se pedian con una libreta en las tienda, como se suele decir fiado, pues luego se tenia que pagar y no habia dinero. Sabeis que tubo que hacer mi madre para pagar, pues vender la lana del colchon. Tubo que llevarla el sabado al mercado de Guadix.


Pero para que pesara mas la lana, mi madre le echo agua al colchon y no se lo compraban hasta que se secara la lana.

Pobre mujer alli en el sol, esperando que se secara para poder vender la lana y despues el de la libreta estaba esperado para cobrar.

Que tiempos mas feos.

Y cuando llego a casa esa noche, no era tiempo de falfolla (hojas secas de maiz)



y tuvieron que hacer un colchon con la paja de corral.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes