Paisanos y seguidores

25 de junio de 2008

Antonio el correo de Lapeza


Os cuento, a mi siempre me ha gustado de leer. En eso me parezco a mi aguela que siempre estaba leyendo. Bien, escribir me gusta menos, pero ahora que he trompezado con el ordenador, pues estoy varias horas en el teclado, pues me gusta, me siento yo muy a gusto escribiendo, pues antes se decia en Lapeza, cuando se escribia o se tenia papeles, decian le pareces a Perazan. No se que queria decir, seguro que seria escribiente.

Mis nietas, gracias a Dios son muy estudiosas, todas han sacado muy guenas notas, para las aguelas es un orgullo que sean trabajadoras, pues yo digo si teneis libros de todo, como no vais a saber, si yo de chica solo teniamos una pizarra y un pizarrin, pues el pizarrin se partia y se perdia y manos a una tachuela.
Ellas me dicen aguela mira que eres de exagerada. Pues yo digo: es verdad, solo habia un enciclopedia ya, y se buscaba de todo. Yo me quede en los hombres primitivos y buscando el mapa, esa es la historia que aprendi, que pena, pero contentas.

A veces yo les escribia a la gente las cartas para sus familias que vivian fuera de Lapeza.
Pues se les preguntaba:" que le pongo", me decia: “ cuentale que pronto son las fiestas u otra cosa, que si esta bien, pues despues se ponia el sello, con saliva se pegaba y a esperar otra vez la carta, se decia:" me has traido carta".
Era bonito cuando repartian las cartas, pues antes tenian que ir a Diezma a recógelas, hace años iva un pariente de la aguela que se llamaba Antonio el correo, guena persona, pues a veces te conocian por el apodo, mas que por los apellidos pues a mi una vez me escribio un chico, pues no sabia como me llamaba y me puso el apodo, Mari La Portona y el dice a la aguela, hay que ver tu nieta no puede dar las señas en condiciones, es que eramos tontas con ganas pues parecian que hablar con un chico nos iba a quitar un pedazo de culo, pero a pesar de todo eramos muy felices en Lapeza. Solo se pensaba en pasear, bailar y cantar. Se estaba contentas con todo, pues cuando se hacian un vestido se decia que no te lo vean que sino lo copian.

Pues eramos muy felices, solo con dos vestidos me mocee yo, a veces me lo ponia mojado, uno era de nailon azul. Estaba de bonito y yo feliz, parecia ser una princesa o yo me lo creia. Que tiempos tan bonitos. La juventud hay que saberla vivir, que solo se vive una vez. Asi que los jovenes a disfrutarla, que Dios os bendiga a todos, besos Maria

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes