Paisanos y seguidores

12 de septiembre de 2008

mercado de huevos


Os cuento, antes cuando ponia la gallina el huevo, ibamos a por un obillo de hilo o por mixtos, por lo que fuera. Lo cambiabamos por algo. Entoces no exitia el colesterol. No se sabia que eso exitia.

Yo me acuerdo de ver a las vecinas que venian de los cortijos,  con una cesta de mimbre de esas de tapadera, pues la traian llenas de huebos. 
La cesta la traian todo el camino a cuestas con cuidado. Para que no se rompieran los huevos, los traian revueltos de paja y a lo mejor traian dos o tres docenas de huevos.

Cuando llegaban a Lapeza, la pobres mujeres por mucho cuidado que se tuviera, se les rompian algunos huevos y las criaturas se ponian de mal humor. Decia: "ya tenemos menos que comprar".

 Pero no penseis que los huevos que se rompian se tiraban, que no, pues decía: “ estos que estan ya cascados y chorreando te los doy mas baratos, para que hagas roscos antes que se pongan malos”.

Pues yo pienso, ahora tanta higiene que tenemos y antes tan poquita, pues solo se comia uno un huevo cuando se ponia malo o cuando se iba al campo o a los pinos a trabajar, que te echaban un huevo frito o revuelto con pimientos. Estaban escasos, asi que yo digo que no habia colesterol, pero era porque no se comian huevos,  eran para venderlos.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes