Paisanos y seguidores

9 de mayo de 2008

todos los dias habia que pedir fiado para comer


Os cuento que cuando yo era chica se hacian unas migas de harina de maiz, imaginaros el trabajo, desde como se siembra el maiz , pues tiene trabajo hasta hacer las migas. Yo creo que eran una migas muy sanas. Se empezaba con la siembra con los mulos, ivas detras echando las semillas , despues hay que entresacarlo, regarlo, escardarlo, despues hay unas cosas que se llaman cabos, esto es como la flor del maiz, pues despues se recoge el maiz por el mes de octubre. Se recogen las panochas y habia que llevarlas con un seron a casa, para despues falfollar.
En casa se colgaban las panochas en hilos del techo y cuando estaba seco desgranarlo para hacer la harina . Pues todo este trabajo para hacer las gachas o migas.



Nosotros ibamos al Campillo donde tenemos un secano, cerca de la fuente del Campillo, cuando ibamos llevabamos todo, la cabra, los marranos, mis hermanos, todos, para echar todo el dia lo que habia que trabajar.

Os cuento lo del maiz porque llevabamos migas de merienda , pues imaginaros, yo como era tan tragona pues cuando iba por las Aleguillas ya estaba metiendole mano a la talega de las migas. Cuando comiamos mi madre decia:" ¿como es esto?" . Yo decia: " es que la talega esta rota eso es que tu te lo has comido " Ya me conocia mi madre.

Tambien desgranabamos el maiz para cambialo por castañas. Al lado de la lumbre quitabamos un trocito y las asabamos . Cuando veniamos del campillo me acuerdo que teniamos que traer leña para la cena, era leña de pino, era tamaras, pues eso solo dejaba pavesa, teniamos que soplar para que se fuera. Se gastava muy pronto y no daba tiempo de hacer la comida.
Eran tiempos muy feos, quiera Dios que jamas vuelvan para nadie, pues se comia sin pan.
Entoces se decia sino quieres pan come tortas pues yo decia: " sino hay de nada".
Era verdad, nosotros teniamos migas pero otros no tenia nada. Cuando llegaba junio yo disfrutaba trayendo todo del campo, las primeras papas, parecian gallaras de pequeña, los primeros pimientos, todo.
Os juro que era feliz con todo lo que traia para hacer guisado, pues gracias a Dios solo pensabamos en comer, no habia ni pastilla ni melecinas .

El que estaba malo de verdad la palmaba pero de hambre , es verdad, yo era feliz con todo, pues cuando salio los macarrones, que alegria cuando echemos la bolsa y empezaron a estirar, no cogian en la olla. Yo creia que era un milagro. Tambien me paso con la sacarina, las vendia por pastilla y con poco mas de media pastilla endulzabamos la leche de todos.
Todo esto es verdad y todos cuanto seais de mi tiempo vereis que no miento

Pero felices y contentos , jamas me queje , estabamos sanos lo unico malo era que todos los dias habia que pedir fiado para comer, pero gracias a Dios todos contentos

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes