Paisanos y seguidores

19 de mayo de 2008

Juanico Zirina

Os cuento a veces con los animales habia que cuidarlos, porque de eso se comia, pues que pena hasta para ellos no habia comida. Nosotros como he dicho antes teniamos la marrana que criaba los marranillos, bien pues teniamos que hacer latones de comida, pues cuando no teniamos pues a pedir tambien para los animales.



Pues os digo, la verdad, yo no se como Dios nos guardo a todos toda la noche. La marrana si no comia pues esa noche sentia el hambre pues achuchando a la puerta de la cuadra, no veas, sin cerrojo, solo se tenia un palo atrancado para que no tirara la puerta. Era de pena, pues gracias a Dios nunca paso nada.



Recuerdo que vendimos un marranillo a cambio de baldosas. Pues teniamos las losetas pero ahora no habia albañil . Pues mi pobre madre empezo la obra y todo el que pasaba por la calle del horno daba su opinión, decia: "ponla de esta manera o de la otra...", la verdad es que quedo bien.

Tambien recuerdo un año que habia nevado y mi padre tuvo pulmonia y no teniamos leña, pues mi madre que era una mujer muy decidida pues fue a cortar un alamo, de esos grandes. No se como no paso nada, pues callo justo enfrente de la haza, pues Juanico Zirina vino con una sierra al ver a mi madre y le ayudo. Que tiempos, no quiero causar pena, pero todo estas cosas son verdad, habia mucha miseria y se escaseaba de todo, eran tiempos muy malos.



Cuando era la pascua del huevo ibas a casa de una tia de mi padre, para que te diera el huevo o el trozo de chorizo, poco mas. Pero os juro que yo era feliz, nunca me queje de mi vida pues gracias a Dios salia a la calle y daba gloria vernos a todos, parecia que comiamos jamon pero nunca lo catemos, solo las espaldilla porque los jamones se los llevaban el tio de Guadix.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes