Paisanos y seguidores

10 de noviembre de 2008

pañales de usar y tirar


Os cuento cuando mi niño el pezeño, nacio el dia dos de noviembre, con todo el frio, en Lapeza pues yo vivia todavia alli. Mi niño dormia conmigo, pues entonces no habia estufas ni calentadores, solo una botella que se liaba en un trapo y se ponia con agua caliente para que te calentaras los pies. Pues yo, para que mi niño no pasara frio, lo acostaba conmigo, lo ponia junto a mi brazo y asi toda la noche. Ni dormia, solo de pensar que lo ahogara, a cada momento lo miraba, a ver si estaba a gusto.
En aquel tiempo, como he dicho antes, no habia de esos pañales de usar y tirar, pues solo habia unos pañales de tela y unas mantillas con unas reatas. Que lios, pues el niño estaba trabado, pero todo meado.
Como ya he dicho, mi niño dormia conmigo, pues por las mañanas amaneciamos meados los dos, hasta los ojos. Que asco.
Que frio hacia por la mañana en Lapeza, sin brasero, sin lumbre, helados. Que atrasados estabamos entonces, pues yo me acuerdo, que en cuanto que me levantaba, encedia la lumbre y me quitaba la ropa meada.
Hay que ver lo que se quiere a un hijo, como decia la aguela:”el agri que le de a tu hijo, a ti te duele”.
Pues verdad es.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes