Paisanos y seguidores

22 de noviembre de 2008

el pan del horno de la barragana de Lapeza


Os cuento cuando yo era chica en Lapeza siempre se ha hecho muy buen pan, sera su agua o su trigo, pues como he dicho antes se amasaba el pan cada quince dias se metia en una orza, se tapaba con un mantel y hasta que se acababa.
Pues yo me acuerdo que junto a la casa de la aguela, justo detras de la torre habia un horno que era de la barragana, era muy guenas familias, me acuerdo que la aguela hacia unas tortas decada con poca azucar, pero estaban muy buenas pues yo me recuerdo que eran varia hermanas muy trabajadoras. Se llamaban Maria, Isabel y Carmela, pues yo me acuerdo que la mas pequeña se murio de mozuela, era muy guapa y buena y muy trabajadora. Yo recuerdo a esta familia con mucho cariño porque casi siempre estaban a cala aguela, que vivia junto al horno, pues cuando fui mas grande, la Maria la barragana que no tenia niños, ella me enseño a bordar a maquina era muy buena mujer, se llevaba muy bien con mi madre pues despues en la fuentezuela habia otro horno que era del compae Pacorro, como decia la aguela y ademas estaba Francisco el horno. Yo me acuerdo que traian unas cargas de volinas para el horno pues havia que pasar con cuidado por que las bolinas pinchan mucho y como los zapatos era de goma te dabas cada piñazo.
Bueno, como he dicho antes, el negocio que habia en el pueblo era el campo, pues yo me acuerdo que todo estaba muy bonito sembrado desde la vega baja hasta la vega Alta. Daba gloria ver los campos, todos hermosos y los secanos llenos de trigo, cebada o lentejas. llenos de berza, de todo, maiz, papas, hortalizas, todo para el año.
Habia agua por todos sitios, muchos animales y muchas bestias, que eran como ahora los coches, asi eran, los burros se alquilaba para sacar el estiercor o cojer las sementera.
Era muy hermoso ver la vega, pues yo me acuerdo el dia que sacabamos las papa se hacia una lumbre en el haza, con cañas de maiz y echaban papas para asarlas.
Pues en medio del trabajo se daba vueltas a la lumbre, para ver si estaban asadas, pues todos llenando los sacos de papas y entremedias te parabas para comerte una papa asada. Era bonico con lo poco que eramos felices

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes