Paisanos y seguidores

22 de abril de 2011

Papas cocidas, tomate y aceite se cenaba






La verdad que no quiero dar pena, pero lo que digo es verdad, antes no havía tantos antecedidas, es decir para conservar las cosas, como eran las cosas de la comida, pues se decía todo natural, pues las papas para que se conservaran, es decir que no se arrugaran, estas tenias que ponerlas al fresquito, en un cuarto a oscuras, para que no criaran tallos o debajo de la cama o en la alacena.

Havía familias como en Viermas, un cortijo de La Peza que las papas las metían en hoyos, pero las demás papas tenias que gastarlas pronto, porque sino se llenaba de tallos toda la casa. Yo recuerdo poner un latón de papas en el fuego, junto a las cascaras de las patatas, porque todos teníamos un marrano para la matanza, pues la verdad que la noche que cocías el latón pues a pelar unas cuantas.

Con unas cuantas papas del laton y un par de tomates y unas aceitunas, un chorreón de aceite y esa era la cena. La verdad que se dormía de un tirón,
Entonces no se conocía el colesterol , pero eso si que te lo comías que te salia a gloria y ahora dicen los niños: ¿ que comemos? , y abren el frigorífico y dicen:” si no hay nada “.
Pobrecillos, si supieran apreciar lo que tenemos, pues la verdad hay que estar contentos a cada minuto y dar gracias a Diós porque tenemos de todo.

Pues como decía la abuela hay que ser del termino medio y valorar las cosas,

Antes si te quedabas dormido porque estabas casado o por lo que fuera te enfadabas, te decían: “ déjalo que mañana despierta mas trempano y con mas hambre
Pues así que yo jamás me enfadaba con la comida, siempre estaba buena, fuera lo que fuera. Me acuerdo que casi dormida masticaba. Es verdad, tambien me acuerdo que lo que había quedado por la noche, a la otra mañana sabía a gloria .

La verdad que estábamos mas sanos que el medico, porque jamás fuimos a verlo.

Una de las cosa que a mi no me gustaba era como se conservaban las semillas. Estas tenias que meterla en una cosa que estuviera cerrada es decir a oscuras, pues de esto me acuerdo y digo como podía ser pues lo era por ejemplo, las lentejas, estad las metían en un cantaro mocho o en una cantara, y era cuando para conservalas se le echaba un poco aceite y esta se tapaban para que no criaran cocos y tenia que tenerlo un tiempo.
Pero que asco, cuando ibas a guisarlas, siempre salía los cocos moribundos, así que a mi me gusta ahora que coges el paquete, una olla y no tienes ni que límpialas.

No es por dar pena pero todos o la mayoría de mi tiempo sabéis que esto es verdad.y pues encima los potajes cuando se acababa la orza de la morcilla, es de decir el potaje estaba viudo, pues encima estaba bueno. Valla olla tan sana que ni ahora los vegetarianos.

Pues yo les digo a mis nietas que hay que comerlo todo, que a ser rico se aprende pronto, pero a pobre cuesta.

Eso era lo que me decía a mi la abuela, la cosa es que daba gloria vernos


No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes