Paisanos y seguidores

29 de abril de 2011

Mi madre me arranca las orejas


Decía la abuela que jamás se deben pelear los padres con los mayores por los niños. Pues bien, contaba que ha un pueblo y en este vivían unas familias, y los niños eran amigos y cada momento estaban de pelea, es decir, como los gallos. Y las pobres madres:

- ¡Mira qué niño tienes! ¡qué es más malo que Barrabás!

Y estas cada vez más enfadadas por los niños. Pues los niños no podían pasar el uno del otro, y y las madres les prohibían que se juntaran, pues las madres decían:

- ¡Como te vea junto con él te vas a acordar del día en que naciste!

Pero, la verdad, que estos niños, los chiquillos, se querían. Vivían juntos, es decir, en la misma calle, y tenían que disimular que eran amigos, pues las madres enfadadas por ellos y ellos decían:

- Nosotros somos amigos aunque nuestras madres nos lo prohíban.

Pues la verdad que la abuela tenía razón. “Quien con niños se acuesta, meados amanecen”. Es decir, que las madre jamás se deben pelear por los niños porque ellos se pelean y a la vez se juntan, pero los padres cuesta. Pues estos niños decían entre ellos:

- ¡Vámonos dónde ni tu madre ni la mía nos vean, que como me junte contigo , me arranca las orejas!

Y estos fueron felices en el pueblo y en su calle, y las familias peleadas.

Así que ya lo sabéis. Ellos fueron amigos siempre y aun se recuerdan.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes