Paisanos y seguidores

26 de octubre de 2008

la cajita platea de Lapeza


Os cuento antes en Lapeza como en todos sitios, me acuerdo que cuando te ponian una endicion, no era como ahora, que se tira la jeringa, pues nada de eso.
Pues se tenia una cajita plateada y dentro se tenia guardada una jeringa de cristal con unas abujas de esas de ensartar los pimientos, tan grandes que parecian banderillas, de esas de los toros.

Pues cuando te ponias mala, solo de pensar en la endicion, te curabas. Era bonito, tan valiente y solo ver al medico te escondias debajo de la cama.

Pues yo me acuedo que mi niño el pezeño, que siempre estaba malo con la garganta, vino el medico a ponerle la endicion, pero el niño se escondio debajo de la cama, pero como la cama era de baretas, de esas de colchoneta de alambre y la verdad, estaba estropeada, pues al niño no le paso nada del resfriado, pero si de la colchoneta, le tuvimos que poner como a los toreros, la endicion del tuétano. Pues decia anda, como dice en Lapeza, no quieres caldo, tres tazas y la ultima colmada.

A mi me hacia gracia como ponian a desinfectar las abujas en la misma caja que las jeringas con el alcohol. Se hacia como una hornilla y aquello herbia, pero todo muy limpio, jamas se puso malo nadie de Lapeza. Eramos muy limpios y solidarios.

Asi que yo echo de menos a Lapeza, pues yo ahora, a veces pongo a mi marido la parina, que es una inyección para el sintron, y digo yo misma: “Maria quien te ha visto y quien te ve, que sirves hasta de practicanta".

Pues yo digo que en Lapeza no hay un tonto ni para una medicina, asi que aprender que nunca es tarde. Un beso a todos. Maria

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes