Paisanos y seguidores

18 de febrero de 2014

Cafe El Americano de Granada




Este  es el magnifíco  edificio  de la gran Vía , que siempre  ha sido conocido popularmente  como casa  del Americano  por ser  el apelativo que los granadinos  de princios  de la finca .Se llamaba Juan  Giménez Gerrero y-  según contaba Manuel Martín Rodrigez en su estudio  sobre la polémica calle  había  adquirido, en marzo de 1910, por un importe  de 120,ooo pesetas , los solares  necesarios  para su construcción.
Son tres  casa  independientes, las que componen este edificio , que ocupa  una manzana  completa como es sabido .Destaca  en él , en su plano  estrictamente  arquitectónico los fuentess ritmos  contrapuestos , de los huecos  de balcones  verticales  y las  barandas  horizontales ,En la interesante  fachada  destacan  también  determinados  elementos   ornamentales  modernistas , con  fonemas  vegetales ,   especialmente  de las balaustradas  que corona  la casa 
Interes especial  ofrece, entre  los muchos  detalles  afortunados  del  edificio , el cierre  que ocupa  dos plantas , con gran  superficie en el frente  curvo  de la finca  precisamente  donde , en la planta baja, se distinguen  los arcos  rebajados  de cantería .Una gran forma  decorativa modista en la coronación  de la esquina. De  singular  atractivo la cuidada ornamentación , con  tallas  diversas. Una relajación  visual irreprochable con las  restantes  construcciones  del más  proximo entorno, completa este breve comentario  de las cualidades  y méritos  de tan notable construcción. Muy poco  sabemos  de aquel Juan Giménez  Gerrero llamado  popularmente  el Americano. Su compra  de estos solares  de la Gran Vía  en 1910, doce  años  después  pensar que pudo ser de los emigrantes  enriquecidos  que regresaron a España al consumarse la independencia  de los últimos  territorios  del otro lado del  Atlántico .Quizá  alguno de sus descendientes  pudieran aportarnos  más datos  sobre su identidad, Lo  cierto, a fin  de cuentas ,es que el edificio  fue así llamado  desde  el primer  momento .En los bajos  de la casa , hubo un café popularísimo, que  se montó casi al mismo tiempo  que el inmueble se inauguraba , El café se llamó tambien  el Americano. Su propietario  era un hombre  muy  conocido  entonces .Enrique Carmona , que compartía  su trabajo  en el mostrador , con sus actividades  como jefe  de personal de la plaza  de Toros  del Triunfo y como  conserje de la tristemente  célebre Casa  de los locos , instalada entonces  en el Hospital Real. Aquel primitivo  café del Americano, estuvo por la calidad de su café, a veinte céntimos en vaso grande , como`por la simpatía  y  buen trato de  su dueño, hombre  servicial  y amable de los  que contribuyeron a la buena  reputación de estos  establecimientos  en nuestra  ciudad.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes