Paisanos y seguidores

5 de febrero de 2014

Doctor Oloriz, granadino de ciencia





El  ilustre  médico  e invesigador  granadino  Federico Olóriz y Aguilera – que da su nombre  a la estrepitosa  avenida que lleva  el estadio  de lo Cármenes  desde  la Avenida de la Costitución –, fue  una de las figuras más  sobresalientes  de la vida  científica  española  en los últimos  años del siglo pasado  y comienzos  del actual,, en la plenitud  de una vida  de notable capacidad ,nos privó  acaso  de quién  sabe  qué  increíbles progresos  en el  campo  de la Antrología , en  el que era  una  autoridad reconocida  mundialmente . Nacido  en la calleja de San Juan de Letrán, en  1855, estudió  Medicina  como alumno  interno de nuestra  Facultad, y en 1883 obtuvo  por oposición la Cátedra de Anatomía  de la  Universidad  Central, Allí, en el viejo caserón  del colegio  de San  Carlos , fundó  en el que sería  su famoso  laboratorio de Antropología , en el  que llegó  a reunir  una colección de 2.2oo cráneos , con  sus correspondiente  fichas . Pronto sus trabajos  sobre  dactiloscopia- de vital la criditaron su reputación.
Pio Baroja – vecino  de la misma casa  que ocupaba Olóriz en Madrid, en la calle  de Atocha-, lo describe en sus Memorias  como un hombre áspero y brusco. El novelista  anotaba en sus  recuerdos , que Olóriz había hecho libros  importantes  entre  ellos . el Indice cefálico de España  y la talla  humana en España ,habiondose además  distinguido  en cuestiones  de dactiloscopia , perfecionando  un método de Bertillón  para la  identificación de los criminales.,
El científico  granadino tuvo fama  de profesor ejemplar y admirable, a la vez que antropologo de primer  orden, Fue  miembro  de la Real  Academia  de medicina y eclecto  de la Real  Academia  de la Historia . Su Manual  de técnica anatómica (1890) su Anatomía  descriptiva ( en colaboración con su compañeros  de cátedra. profesor  Calleja); El valor  de las  medidas  de la cabeza  en los estudios  antropológicos 1893) y sus trabajos  sobre  la población española culminados   sobre  la longevidad en nuestro  país , fueron  sus publicaciones  más  importantes .Fue ejemplar y conocidísima su larga y fraterna amistad con Ramón y Cajal, a quien  siempre  derrotaba en ajedrez, originado pintoresco enfados que  terminaban entre  carcajadas. Murió en 1912, a los 57 años  de un cáncer de páncreas. Sus última  lección la dictó sobre su propia  muerte , cuyos  implacables  avances  iba- observando  Mientras  pudo hablar fue citando en voz alta  los síntomas  que percibía . Su hijo los  escribía , temblorosamente .Maestro hasta  el final.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes