Paisanos y seguidores

2 de febrero de 2014

Gitanos Andaluces



  

Gitanos puede asegurarse  que, en mayor  o menor  cantidad, hay  por todos los países  de Europa . En España  difícilmente  se encontrará  una ciudad que no albergue una cierta  población  de la gente  del bronce. Más  curiosamente , mientras  los gitanos  de Castilla, León ,Levante o Cataluña  solían  ser nómadas en función  de las exigencias  de su industria humildes  o de ferias donde  proceder  al cambalache de sus productos artesanos , en Andalucía , echaron  raíces  de estabilidad permanente, Fue así desde un principio. Lo expresó muy bien Joaquín Romero  Murube cuando  escribió: Andalucía  hizo perder al gitano  el sentido  de la fuga, y lo aclimató para siempre  bajo  el cielo de Sevilla , en las cuevas  de Granada o junto  a la mar de Cádiz.
Como quiera que, sobre  todo Merimée ( el autor  de Carmen), había difundido por Europa  la  estampa  de una España de pandereta,  una España  de toreros  y Gitanos , de Bandoleros  y cigarreras  de lustroso pelo y Clavel en la boca, no puede  sorprendernos  que Gustavo Doré, el genio  del  dibujo, se interesara por el Sacromonte  y sus pintorescos  pobladores , cuando llegó a Granada , hacia los años 60 del pasado  siglo,  acompañado  al barón Charles,Daviller, caballerizo de Napoleón III, anticuario   muy interesado  siempre  en las cosas  de nuestro  país y, como dijo un cronista  de la época , el Francés más entusiasta admirador de España, El lápiz  magistral de Gustavo  Doré-ya famoso  entonces  como  el más ilustrador  de libros –, se deleitó con fisonomía  exótica del paisaje de las   cuevas sacromontanas sin olvidar los tipos humanos  que las poblaban , aquellos  hombres  que había  logrado  domeñar el hiero  y no había  podido evadirse de la cárcel de luz de la tierra  que les  había  acogido, prendiéndolos en su sortilegio. Al artista  genial  que  era Doré  le apasionaron  aquellas  criaturas , en cuyos  cuerpos  hay melancolía y cansancio  como  si  los devorarse  siempre la fiebre  del amoe  y de la música .En Granada , Gustavo Dor´r,  tuvo tiempo  de entusiamarse con la belleza  de las granadinas , de deleitarse con el callejeron aún  increíblemente  pintoresco, de realizar una  inolvidable excursión a Sierra  Nevada  y hasta  de acercase a la Alpujarra para evocar  a los moriscos .Por supuesto ,rindió tributo a la Alhambra  y sus fabulosos  encantos .Junto  a todo esto, emociona el tributo del prodigioso creador  a estos  gitanos  que – en  el dibujo que reproducimos –, nos ofrecen la imagen  de solada de sus vidas  pobres  y colmadas  de amarguras.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes