Paisanos y seguidores

18 de marzo de 2011

Menu de Arenques y Flan Chino



Os cuento cuando yo era chica la verdad que no havía tantos,papeles como hoy pues el arroz venia en unos sacos en las tiendas y estas, cuando ibas a por un quilo o medio pues cogían como un cartucho de papel, esto lo cogían era como un vais y havía que tener cuidado porque si se llenaba mucho, se deramaba , pero esto era lo mismo con la azucar o con el arroz, despues se cogía el saco y se cerraba. Me parece que el saco pesaba unos 30o quilos así que eso era lo que se vendía, todo quilo a quilo hasta que . se terminaba. Pues a vecés no podías comprar un quilo y se compraba un cuarto y havía un papel que esto era como de a traza que pesaba mas que el contenido, pero felices.
Yo recuerdo que como he sido muy gárgara, pues por ejemplo la azucas venia en terrones pues por el camino me comía el terrón que sombresalía era feliz lo juro
Pues a vecés cuando cojiamos un un cuanto , cogía le quitaba el migajón y le hacia un bujero lo llenábamos de aceite ,y el terron en medio y esto era mejor que los pasteles ,
Bien también vendian los fideos en unas cajetas, estos venían muy liados, pero cuando se echaban en el gusano, parecía espaguetis a mi me hacia feliz como cogía el fideo y parecía que estabas jugando con una pajita éramos felices con todo, pues la verdad , que a nada se le ponía falta, todo estaba muy bueno.
Fruta, solo naranjas dulces o fuertes, pero lo que mas me acuerdo de la tiendas, era que traían unas cajas redondas como las ruedas de los coches, estas estaban llenas de arenques , la verdad que yo, lo pienso ahora pues no creas que te traías un quilo, no nada de eso, pues los pobres arenque de tanto estar en la tienda, yo creo que les daba tericia es decir que se ponían amarillos , y cuando ibas a comprar parece que te decía:”llévame a tú casa”.
Pero eso no era todo, estos arenques tenian unas escamas muy grandes o muy espesas no se como llámarlo, y a vecés cogían el papel donde lo havían liado, te lo ponías junto al marco de la puerta de tu casa y la verdad que parecía que se le quitaba todo, porque todas las escamas se quedaban en el papel.
Y estaban buenos los condenados arenques.
Bien la cosa es que yo comería muchos, porque la verdad ahora los veo y casi no los miro.
También recuerdo que ahora, para estas fecha se hacia flanín del chino. Esto como no lo hicieras bien desliado solo salían grumos, pero la verdad que estaban buenos de todas las maneras , lo que yo digo cuando hay hambre no hay pan duro y eso era lo que havía antes, pero la verdad que daba gloria verlos a todos. En mi casa jamás nos pusimos malos, éramos felices con todo

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes