Paisanos y seguidores

21 de enero de 2014

Retablo de la catedral de Granada




No es necesario, creemos, alabar nuestra Catedral , que algunos consideraron casi más hecha para el asombro que para la devoción .
Pero aquí vamos a dedicar unas líneas a uno de sus más preciados tesoros artísticos los siete cuadros de la vida de la Virgen( Concepción, Natividad, Presentación, Encarnación, Visitación, Purificación y Asucción), que el genial Alonso Cano, polifacético maestro del arte barroco, pintón entre 1652 y 1664 para la capilla mayor .

El autor de esta verdadera apoteósis mariana – en feliz deificación de Mariano Anteguera- fue hombre de su tiempo .
Vicente Maestres Abad lo retrataba así : Violento, rencoroso y de genio agrio, tan diestro en el manejo de las almas como era en el de la gubia y los pinceles , posibles autor del asesinato de su esposa , la figura de Alonso Cano encarna un tipo humano característico de aquella época extremada que fue el barroco. Era la época en que se iniciaba el progresivo, trágico declive español.
Adolecía el pais más del mal interno de torpes gobernantes que de la falta de fortuna en las empresas exteriores . En aquel tiempo , en que aún era imperioso el ademán conquistador de nuestro Tercios en Europa y nuestros descubridores en las Indias , nuestros pintores y escurtores más admirados –El Greco ,Murillo, Cano, Zubarán, o Martinez Montañés-, enriqueciendo la insuperable iconografía religiosa del momento dividían sus predilecciones temáticas entre la Vida y la Muerte del Señor y el capítulo de los misterios marianos .Aquí en estos siete notabilísimos cuadros del segundo cuerpo de la Capilla Mayor de la Catedral granadina .Alonso Cano aunó bellez y elegancia para glorificar con este exquisito a la Madre de Dios .
En sus excelentes estudios sombre la obra de Alonso Cano , el profesor Emilio Orosco, califica estos siete grandes cuadros como un conjunto único en la historia de la pintura española .H.W.Wethhey afirma por su parte, que no hay otro grupo de lienzos de este tiempo tan bien integrado, a pesar de pintarse en un período de diez años .Período ciertamente activísimo del maestro que había elegido el primer suelo de la torre para trabajar , disposición ésta muy bien recibida por el Cabildo, que en seguida dispuso se acondicionaran el estratégico estudio para que el artista se sintiera cómodo. Hasta el mismísimo Rey Felipe IV había intervenido decisivamente para que el gran pintor , escultor y arquitecto- las tres Artes plásticas estaban entonces en muy estrecha relación-, se viera favorecido con una Prebenda de Relación en nuestra Catedral. Era una fórmula de ayudar al artista en dificil situación y de enriquecer la flamante Santa Iglesia Mayor, que de lo que más necesita- alegaba el Monarca en su cédula – es de acabar su fábrica y de adornar de pintura y escultura la Capilla Mayor, que es la más insigne que hay en estos reinos. El apoyo real, efectivamente , dotó a la Catedral de su riquísimo patrimonio canesco. Una de sus joyas ésta serie de cuadros de la Vida de la Virgen en la que el arte del genial granadino alcanza un significado total y humano

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes