Paisanos y seguidores

30 de enero de 2014

hotel Siete Suelos y Washintong Irving







Un curioso paraje granadino, tan transformado que no resulta fácil identificalo .A la izquierda, la fonda y después Hotel Siete Suelos, antes la puerta de este nombre en la Alhambra .A la derecha, el Real Hotel Washington Irvng- famoso por su nodernidad y lujo en su momento-, junto a la puerta posterior del Carmen de los Mártires .Este escenario desapareció ya bien entrado nuestro siglo cuando primero de los hospedajes mencionados fue demolido, para dar vista a la puerta de siete Suelos   y después se ensanchó el paseo., A medida que había ido discurriendo el sigloXIX, consolidándose la atracción universal de granada en el inicipiente panorama viajero de la época, la capacidad hotelera de la ciudad mejoró poco a poco En 1850.la cántara ya citada una fonda en la Alhambra,l a de SanFrancisco, entre las más preparadas y concurridas .Poco tiempo más tarde se levantó ésta que vemos en la vieja fotografía , la fonda de siete suelos de gran tramoya en la historia del turismos granadino, según escribió Mariano Antequera. En 1870 sabemos que ya existía porque aquel mes de junio se hospedaba en ella el gran pintor Mariano Fortuny, quien repartió los casi dos años su estancia en Granada entre este lugar y una casa que alquilo en el Realejo, Fortuny trabajó intensamente aquel tiempo, no solo pintado rincones de la Alhambra y otros escenarios pintoresco, sino también damasquinando armas como si reviviera en él la perecía de los viejos espaderos del pasado o buscando para sus cerámicas el lejano secreto de los maestros de la corte musulmana. En 1871, en Granada , le nacería a Fortuny su único hijo varón que sería famoso como escenógrafo y creador de tejidos en su taller veneciano, como grabador de temas wagnerianos y casi lo citaba Marcer Proust- como a autor de los vestidos que marcaron la moda en el primer tercio del siglo actual. En la fachada del hotel Siete Suelos , una lápida recordaba la estancia de Fortuny, y la del también gran pintor Francés Regnaut, que le había acompañado brevemente .
, por su parte , el Real Hotel washington Irving ya surgió dotado de mejoras  
Se levantaba sobre lo que hasta comienzos del siglo pasado, había sido conocido generalmente por los granadinos con el nombre de las Ventillas . lugar de establecimiento de bebidas y mesones de poca mota, En la época de la fotografía que reproducimos ,el Real Hotel Washington Irving se anunciaba así: Deliciosa situación en el que parque de la Alhambra .Confort moderno. Encantadores jardines , punto de reunión de la más distinguidas familias Concierto. Se llamaba la atención sobre esta sorprenderte novedad. Unico hotel con instalaciones de agua corriente fría y caliente , en todas las habitaciones .El Washington., abierto todo el año, recordaba también que disponías de un amplio garaje para el servicio de los señores viajeros .
A la luz clara de viejo cliché, podemos ver aún este enclave granadino tal como lo conocieron los primero viajantes de nuestro siglo.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes