Paisanos y seguidores

30 de enero de 2014

de quien era el generalife





En la abundantísima serie de postales granadinas que surgió desde los primeros momentos del auge de estas modalidad de fotografía turísticas, la Alhambra y el generalife,como es natural, se reprodujeron de manera constante . Eran as imágenes reveladoras que empezaban a atraer millares de visitantes , en peregrinación de arte y de belleza, a las búsqueda , los dos más admirables de una hermosura que no logran marchitar los siglos .Aquellas hoy rancias tarjetas , pronto propagaron por doquier, en conjunto y en detalles , los dos más admirables monumentos de Granada – sus patios y sus torreones , sus jardines soñadores y sus fuentes de rara sonoridad, sus estancias afiligranadas y sus arrogantes adarves-, que ya atraían viajeros de medio mundo ávidos de disfrutar la plenitud de recuerdos gloriosos de la colina sagrada.
Al azar, entre la rica colección existente , henos recogido estas dos postales del Generalife, impresas en los talleres del Sucesor de Casso, librerías , papelería e imprenta muy popular en la ciudad, que a buen seguro recuerdan muchos lectores, Las targetas están hechas en años decisivos para el Generalife, cuando por fin, pasaba a ser propiedad del Estado tras cuatro siglos de pertenencia particular. La antigua y bella finca de recreo de los reyes musulmanes granadinos, cuyos orígenes se creen del siglo XIII, había sido incorporada al patrimonio real una vez conquistada la ciudad porlos cristianos .
Jerómino Munzer, el alemán que visitó Granada en 1494, vio cómo se empleaban operarios moros en obras de restauración del regio recinto. Al cabo de poco tiempo, ya encontramos el Generalife vinculado a la noble familia de los Granadas . A través de ella-, y por diversos en toques , entre otros con el ducado de Pastrana-,llegará a los Marqueses de Campotéjas , convertida la tenencia inicial en propiedad generalmente admitida, pero sin verdadero fundamento, Los marqueses , dueños del histórico lugar, tenían instalada una campana en la puerta , a la que llamaban quienes querían visitar el generalife. El Estado , dispuesto a resolver la anómala situación, puso pleito a los Campotéjar y tras años de porfiado litigio judicial, en 1921, el legendario vergel pasaba al patrimonio nacional. Cuatro años más tarde, el Generalife quedaba incorporado a la Alhambra .En atención a este final feliz del largo contencioso, se concedería a los Campotéjar el marquesado del Generalife, con Grandeza de España desde 1926.Doña Matilde Giustiniani y Giustinianni, testamentaria de su marido, don Giacomo Filippo Durazzo Palavicino, fue la primera marquesa del Generalife. En un viejo texto de Bacon se puede leer: Se percibirá siempre que los hombre. allí donde la civilización se desenvuelve hacia la elegancia y la finura, logran primero la arquitectura monumental antes de alcanzar la belleza del jardín, como si el arte de los jardines revelasen más difícil perfección, Los árabes granadinos puede decirse que invirieron el orden.
Gallego Burín ya señala que el Generalife es el antecedente inmediato del gran arte que luego habría de tener cumplido desarrollo en el alcázar de la Alhambra .Sea como fuere, resulta innegable que los creadores remotos de este paraíso demostraron conocer a fondo la difícil ciencia jardinera, con sus complicada matemática vegetal, sus trigonometría de abriles luminosos y sus álgebra de mayor sensuales .Solo prodigiosos alarifes de ladrillos aguas y flores , pudieron ser capaces de tanta fantasías.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes