Paisanos y seguidores

25 de enero de 2014

"Alhambra1853"





Casí ciento cincuenta años nos de esta separan de esta curiosa y notable fotografía fechada en 1853. Nos brindan el pintoresco y abigarrado aspecto que ofrecía entonces la parte posterior del Palacio de los Leones en la Alhambra , por la zona de la Rueda, nombre musulmán del antiguo panteón real nazarí que debió esta cerca de aquí, y desapareció al entregar Granada Boabdil en 1492. El desventurado monarca partió con los cadáveres de sus antecesores que llevó a Mondújar, en el Valle de Lecrín, depositándolos, en un cementerio secreto mientras él proseguía y se instalaba en Andarax, la actual villa de Laujar.

En la fotografía , al fondo a la izquierda, el Palacio de Carlos V; a la derecha ,la Torre de Comares sede del trono de los Reyes granadinos En primer término, unas viviendas hoy desaparecidas y la torreta con tejado que cubre el Salón de los Abencerrajes .Junto a ella el Patio del Harén de este Palacio de los Leones , residencia de carácter más privado de los reyes , levantada por orden de Muhammad V. Por aquí debió estar el acceso principal hacia la calle Real de la Alhambra , eje urbano de la zona más habitada de esta ciudadela real o palaciega . En ella debieron residir los altos funcionarios y servidores principales de la corte de Granada .
Por los años viejos valiosos Cliché, empezaban a funcionar en nuestro país el organismo que asumiría , entre otros cometidos , la custodia y defensa del patrimonio monumental de la nación: la Dirección de Bellas Artes, dependiente del Ministerio de Fomento. Pero la institución que se creaba no pasaba en verdad de su enunciado, porque el Estado apenas si mostró una mayor inquietud por las cuestiones artítiscas , a pesar de que incluso aprobara leyes protectoras de Monumento.
La verdad es que , con estas medida que eran a todas luces insuficientes , la rica piezas de nuestro considerable tesoro histórico artístico continuaron degradándose a ojos vista falta de la debida atención y de los medios para frenar los deterioros del tiempo. La Alhambra no se salvó de la indiferencia de los gobiernos, hasta cicateros muchas veces a la hora de presupuestar lo necesario para su mantenimiento Hubo frecuentes y largos períodos en que apenas se libraron insignificantes cantidades para realizar los mínimos trabajos que requerían el regio recinto. En 1890 un incendio había afectado gravemente la Sala de la Barca, pero diecisiete años después las obras de restauración de la misma no habían terminado. La ruina se extendía imparable por el fabuloso palacio. La techumbre del Salón de Comares , de asombrosa arquitectura, estaba apuntalada como la de una casa de vencindad. El Patio del Harem , la galería del Machuca, parte de la fachada de la puerta de la Justicia y la Torre de las Damas , con otros lugares y dependencias , denotaban en su grietas El peligro llegó a provocar  un estado la inquietud general e incluso se hicieron duras acusaciones en Las Cortes denunciando tan afrentosa incuria....
Era indudablemente bello y pintoresco este rincón de nuestra Alhambra fotografía en 1853. Su estampa , llena de gracia y colorido, nos ha brindado la posibilidad de evocar estas adversidades, todavía recientes, en la historia de siglos de nuestro simpar monumento.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes