Paisanos y seguidores

22 de junio de 2010




La agüela en el dormitorio de ella tenia una zafa y como un jarro lleno de agua, para lavarse por la mañana. Era muy primorosa y a veces me decía: “quítate por lo menos las pitarras”.
Yo como he dicho, era floja con gana, como todos los niños y entonces se tenían los ojos llenos de pitarras. Y te decían: “esta mañana no tenias agua ¿verdad?. Pues a veces tenias que ir a los cañillos chicos y también tenias que hacer cola pa lavarte las legañas.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes