Paisanos y seguidores

14 de septiembre de 2011

Cuado lloraba por lo que quedaba


Os cuento, la verdad que no quiero dar la pena, pero os cuento la verdad,
cuando yo era chica y ahora incluso, siempre he tenido muchas ganas de comer, pues gracias a Dios, todo me sabía a gloria, pues a vecés no se que pasaba que los cubiertos escaseaban o que yo era floja para fregarlos.

Pues la cosa es que como he dicho, yo soy la mayor de cinco hermanos y la verdad que había que esta al loro, cuando te ponían el cazo de leche lleno de sopas de pan para desayunar, porque antes no había galletas, hasta que yo ya estaba grandecilla, pues lo dicho, cuando a mi me tocaba el turno del cubierto, no se como, pero tenia el gáznate, que me tragaba dos cucharadas de sopas, mientras mi hermano empezaba a protestar y era cuando yo aprovechaba.
La cosa es que nunca nos pusimos malos, gracias a Diós.

Todo salía a poco y no como ahora que dices:" ¿de que quieres el bocadillo?."
Pues antes no havía ni atún, Pues yo cuando venia a Guadix, me compraba un bocadillo de atún y el aceite chorreaba. ¡que bueno!, pues cuando terminaba te chupabas hasta los dedos.

Era la verdad, bien pues yo como decia, tenia el ojo mas grande que la tripa, y a vecés lloraba por lo que quedaba, pero daba gloria vernos.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes