Paisanos y seguidores

23 de marzo de 2010

La olla de La Peza




Os cuento ahora que estamos en el invierno y tenemos mucho frio, pues un caldito nos apaña el cuerpo, pues os digo como se hace la sopa de La Peza, pues esta muy rico, a mi me gusta y a mi nietas también.
Bien, ponéis la olla con agua y un muslo de pollo, una pastilla de caldo y un hueso branquito y que hierba.
Pues cuando el pollo este cocido, ya esta el caldo.
Si queréis podéis echarle fideillos o con unas sopas de pan y sino bebido. Esta que resucita un muerto y se quita el frio.
Es muy sencillo de hacer pero es muy bueno, así que probarlo

bien os cuento que antes cuando yo era chica, se ponía la olla en la lumbre y todo el día estaba cociendo, pues para que los garbanzos no se pusieran duros, se calentaba el agua en un cazo, porque si se echaba fría se endurecían.
Bien pues la verdad que la olla como decimos ahora se comía por la noche que era cuando estábamos todos juntos . Era muy hermoso todos al lado de la fuente, cada uno con su cuchara que se tenia sainada vien pues como he dicho la olla estaba todo el día en la lumbre, pues bien que venias de lavar y traías frio te decian:” tomate un tazón de caldo” y si tenias un niño y este tenia hambre, pues cogías una rebanada de pan y este se mojaban en la olla para que el niño chupara.
Así que la olla era socorrida para todos. Era una cosa muy hermosa, pues ahora os cuento como se hace un cocido y la verdad es que tiene de todo, con su carne, su tocino y su verdura, pues gracias a Diós no falta de nada para hacer un buen puchero, pues antes la verdad era de pena y estábamos que daba gloria de vernos.
Bien pues os cuento como se ponia la olla de antes, pues se ponía los garbanzos, se echaba un espinazo y un trozo de tocino y una bolita de manteca, que yo me acuerdo que se hacia como una bola de esas de tenis pero muy pequeñitas, eso era lo que hacia el caldo mas blanquita, pues yo me acuerdo que la agüela hacia las bolitas con sal y muy liadas. Eso era toda la grasa que tenia el puchero pues cuando se terminaba los espinazos que era que se salaban pues entonces solo con la manteca y las papas y los garbanzos.
Entonces como no fuera verano, no havia verdura, es decir habichuelas verdes, o cardos que se limpiaban con sal, pero os aseguro que parecia que sabia a gloria.
Mientras estaba en la lumbre todo el que llegaba, estaba socorrido con su caldo

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes