Paisanos y seguidores

31 de marzo de 2010

En la era de La Peza


Os cuento que el mes de agosto en La Peza es mes de tormentas.
La verdad es que cuando yo era chica en La Peza, agosto era cuando se cogia el grano de la era y habia que encerrar la paja porque llovia y se podria y eso era la comida de todo el año.
Pues me acuerdo que se trillaba la parva y todos a la era pues decian: “mañana pasa la maquina por nuestra era, hay que aprovechar porque sino se moja la paba”.
Era hermoso como se lenaban los sacos, era por fanegas. Una fanega era cuatro cuartillas, era cuarenta y cuatro quilos. Era hermoso, ese dia la de fanegas que echaba el haza, se decia: teniamos que estar tres o cuatro dias llenando sacos

Despues con los mulos se llevaba a la tahona y por una fanega te daban ventiun vales.
para cada dia un pan, era hermoso, la verdad a mi me hacia ilusion recoger el trigo, bueno mi padre decia:” hay que guardar este, que es mejor para la simiente”.
Pues guardaba unos cuantos sacos en casa, pues decia:” venga que hay que encerrar la paja, que como se moje, se pudre”.

Asi que todo el dia encerrando la paja, pues la traian de la era hasta la puerta de la casa y a espuerta a espuerta hasta el pajar, todo el dia.

La verdad que es que se trabajaban con ganas y picaba mas que el sarampion, pero despues no habia ni ducha. Que fatigas y que penurias.

Bueno, pero eramos muy felices con todo lo que se tenia, te lavabas la cara y parecias como la cancion:”

con la cara lavada
y recien peina,
niña de mis amores
que guapa estas …

Pues era verdad, daba gloria vernos, paeso cuando ivamos a la hortaliza y se cogian los tomates tan guenos, le echabas una poquita de sal y salian a gloria. A mi me hacia ilusion llenar la cesta de todo lo del campo estaba bueno, a mi me gustaba el verano porque se tenia comida en casa y no habia que pedir fiado, pues cuando lo pasaba mal era cuando havia que pagar, pues se llevaban todo lo que habiamos cogido en la labranza

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes