Paisanos y seguidores

10 de febrero de 2011

el corral de mi niño



Estoy pensando que que pasaría si tuviéramos que vivir como antes. Es difícil, pues yo creo que es imposible.
Antes havía muchos animales y estos vivían en la casa junto a nosotros, pues la verdad que es muy hermoso ver los animales cerca de ti, todos son muy agradecidos, pues solo con écharle la comida tienes los mejores amigos,
Antes había gallinas, cabras, marranos, mulos, burros, todo esto junto a nosotros, es decir cerca de la casa había unos corrales y allí todos, estábamos juntos, pues os cuento yo creo que esto es imposible hoy.

Bien mi niño chico vive en un pueblo muy hermoso y este tiene dos patios en casa, uno mas pequeño y el otro mas grande, pues yo me recuerda La Peza, pero esta casa donde vive mi niño, es como un piso, como si fuera un ático, pero en piso, pues este tiene ascensor para subir y a bajar, y el otro dia le digo a mi niño: “mira porque no pones en este patio unas jaulas y y pones gallinas o conejos” ,

y me dice: mami tu estas un poco estropeada, es imposible como vamos siquiera ponemos una cochinera con un marrano y lo sacamos de paseo, pues esto es imposible, como vamos abajar el marrano por el ascensor, si el marrano se cierra la puerta del ascensor y se pilla el hocico,

pues bien pues todo esto esta muy bien, pero como se vivía antes, no se vive ahora, pues la verdad no es por nada, pero ahora tenemos demasiadas cosas, pues avecés, no sabemos ni usarlas, pues yo en la playa de Alicante, un dia la verdad mis nietas y yo veníamos de paseo y el apartamento era un sexto, pues como antes con la autedia, todos arriba. Nadie se quedaba en tierra, pues eso fue lo que yo hice, todos en el ascensor y cuando estábamos en medio, el asesor se queda parado.
Que susto. Esto no hubiera pasado si hubiéramos subido andando como toda la vida de Dios .
Pues a mi me hace mucha ilusión el corral de mi niño y me lo estoy pensando, esto de las gallinas, pero el me dice: “ solo las gallinas?
No, también tienes que poner los marranos
Maria, esto si que no.

Pues la verdad yo soy feliz en el patio de su casa, con sus sillas y sus mesas, pues yo si me valiera hacia la vida allí. Es hermoso como da el sol y tiendes la ropa y tienes una escoba como las de antes que teníamos en La Peza, de esas de caña.
Pues yo me siento como pez en el agua y peceño en La Peza, es decir como niña chica soy feliz con el patio grande.
Yo le digo esto no es un patio, es un corral como en La Peza, allí estaría yo todo el dia así que como nos pongamos de acuerdo se lo compró, así que a que estar con modo pero usando los pies y los animales, no como ahora que quieres un pollo y tienes que ir al frigorífico sin saber como se crían , pues es hermoso ver la naturaleza y saber lo que uno se come.
Hay que pásarlo bien con todas las comodidades, pero sin olvidar de donde uno viene.
Otra cosa, antes como he dicho yo me acostaba vestida por el frio que hacia, pues te echavas pues las mantas que teníamos antes, de esas de cuadros que pesaban mas que las palabras de las suegras y ahora solo un plumon es suficiente. La verdad que la cosa ahora mejor que antes, pero las de antes también son buenas .
Bien os cuento, lo del pueblo fuimos a comprar huevos y la verdad, estos no son como los de la capital, que antes de llegar a casa ya están hechos, pues nosotros fuimos a comprar y estos los metieron en una bolsa y todos llegaron sanos y salvos

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes