Paisanos y seguidores

8 de febrero de 2011

con mi gallo, con mi faltriquera y con mi talega




Os cuento, un cuento que me contaba mi aguela ,
pues dice que habia una mujer que tenia tres hijas y estas como es ley de vida se pusieron grandes y se fueron de la casa y se casaron las tres, pero en distintos sitios. Y la madre decía: “un dia de estos, yo me pongo en camino y voy a ver mis niñas”.
Porque según decía, estas eran sus niñas, por muy grandes que estuvieran, incluso casadas pues de las tres, la mayor se caso con un labrador, es decir, de los que trabajan, en el campo.
La segunda se caso con un escribano esto era como un secretario, es decir de escribiente , y la mas pequeña , solo se, que tenia un niño chiquito. Pues las tres eran felices, hasta que llego la madre.
Pues la madre un dia ya acordandose de ellas, se puso de limpio su faltriquera y una bolsa de esas que hacían de maleta , y dice voy a ver mis niñas.
Pues como es natural empezó, por la mayor que era la del labrador. Pues llego y todos felices con alegría de ver a la madre, pero la madre que era de esas muy limpias y ordenadas, todo lo quería en su sitio y vio la casa llena de pilas de grano, por todos sitios.
Esta mujer que no quería nada en medio cogió todas los granos como el trigo, la cebada, los gabanzos, las lentejas, todo una pila y llamo a su niña y le dice: “hija parece mentira lo bien que yo os he enseñado y tu lo atascada que tienes la casa”.
Pues la hija casi se muere. Dice:" mama vallase usted antes que venga mi marido que nos ha buscado usted la ruina".
La mujer llena de pena dice: “ese es el pago que me das, haviendote arreglado la casa. Eres una marrana tu y tu Mario.
Pues cogió su bolsa y su faltriquera y se fue a casa de la segunda, que era la del escribano y lo mismo. Una alegría grande al ver a la madre y esta muy feliz, dice menos mal que esta no tiene tantas pilas por medio, pues le dio alegría, pero a los pocos dias de estar allí, se da cuenta que solo tiene papeles por medio, y dice: “Esta esta lo mismo que la hermana, todo por medio, y esto lo arreglo yo”,
Pues cogió todos los papales de escríbanos e hizo un motón y le predio fuego y cuando vino la hija le dice: “parece mentira que en la casa donde os habéis criado, no havía nada por medio, y vosotras solo tenéis, tu hermana las pilas y tu los papeles. Así que encima os enfadáis…”
Pues la mujer del escribano casi se muere del susto, y le dice: “mama vete antes de que venga mi mario. Cuando se de cuenta que has quemado los papeles…
Y la pobre mujer cogio su faltriquera y su viso y se fue toda triste, de ver que las hijas no le reconocían el trabajo que havía hecho, de ponerle la casa limpia, pues dice: “me voy a casa de la pequeña y esta lo mismo cogió su bolsa y su faltriquera y un gallo que llevaba para comérselo con las hijas, pero como con las dos mayores termino enfadada, pues el gallo se lo llevo para cómeselo agusto donde nadie estuviera enfadado.
Pues dice que la llegada, lo mismo, todos alegres y contentos. Esta hija tenia un niño chico, y la verdad que antes no se bañaban tanto a los niños y estos criaban unas costras en la cabeza, que esto no se caia hasta que tenias novia, pues la mujer que era tan limpia, que todo lo quería en orden dice:”esto si que yo no lo aguanto, mi nieto con esta cabeza de mierda, esto lo arreglo yo”.
Pues un dia que la hija se fue y ella se quedó con el niño, lo durmió y entonces cogió el candil cogió un algodón mojado de aceite. Le restregó la cabeza al niño para ablandad las costras y cogió una lendrera y le quito toda la suciedad al niño.
Y el niño seguía dormido y dice la madre a la hija:”mira y vera lo limpio que se le ha quedado a tú niño la cabeza .
Pues dice la hija: “¿Que has hecho?. “Lo que tu tenia que haber hecho, marrana de cojones, que me haveis salió las tres igual”.
Pues cuando la mujer fue al niño, dice:” mama vete antes que vega mi mario, pues el niño seguía durmiendo.
Pues dice:”me voy a mi casa de toda la vida, donde nadie me diga nada, con mi gallo, con mi faltriquera y con mi talega.
Así que la mujer que tenia tres hijas y que esta estaba contenta de ver que tenia tres hijas y comería gallo, la pobre tubo que comerlo sola. Así que el que se casa, casa quiere.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes