Paisanos y seguidores

24 de diciembre de 2009

cuento de navidad 1950



Un cuento de navidad, habia una vez una familia que tenian dos hijos y la verdad, estos vivian en un pueblo pequeño y esta familia eran pobres, pero eran muy felices, pues el matrimonio con sus hijos no sabia que hacer con ellos.
La verdad es que eran pobres y solo tenia lo que trabajaban, pues un año llego la navidad y dice:”
que bien, vamos a hacer nocheguenos para mis niños”.
Pero pobres padres si no tenian ni harina, ni aceite. Pues dice la madre, es imposible, pero la madre empezo a pensar y le dice a la niña, que era mayor:”
mira hija vas a casa de el tio y le pides que te de una cuartilla de trigo y las vas a llevar al molino de Barrios y que te den harina”.
Pues fue a casa de su tio, le dio el trigo, lo cambio en el molino y cuando llego a casa todas contentas, pues dice:”
vamos a ver quien nos da el aceite y la azucar para hacer la masa?”.
Pues gracias a Dios todo se preparo y la madre llamo al hornero e hizo los nocheguenos, que hoy los llaman pan de aceite. Para pagarle al hornero tuvieron que darle un bollo de aceite.
Los niños estaban esperando en la puerta de horno a la madre, que estaba con una canasta para llevar los nocheguenos, pues los niños junto a sus padres eran felices junto a la canastas de los nocheguenos.

Pues la verdad que pasaron una Navidad muy contentos juntos a la canasta de dulces, pues los niños, ellos solos iban todos los dias a la canasta y se comian los mas tostaditos, es decir los que tenian azucar y las migas de nocheguenos, no las tiraban, las echaban a la canasta y cuando se temino lo que tenia azúcar, estos niños se comieron tambien los miajones.

Asi que hay que ser felices y no poner falta a nada y dar gracias a Dios por todo lo gueno que tenemos y estar agradecido a la vida. Porque estos niños fueron muy felices y comieron perdices. Maria como la vida misma

1 comentario:

Manoly dijo...

Es una historia preciosa María y llevas toda la razón del mundo hay que ser felices por todo lo que tenemos, en estos tiempos que corren todo el mundo da más importancia al tema económico.Yo no lo tengo muy bien, pero sé que hay gente peor, mis hijas saben que no le pueden pedir a los Reyes muchas cositas porque saben que no pueden traerlo todo, sólo me han pedido una muñeca cada una, imáginese, sólo tienen 6 y 3 años y son muy comprensivas, yo quisiera darle hasta el sol que me alumbra, me entenderá como madre verdad?Pero es lo que hay, pero eso sí, nos adoramos y disfrutamos cada segundo juntos, que es de lo que se trata.Me siento muy orgullosa de ellas.Le mando un abrazo y desearle felices fiestas.

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes