Paisanos y seguidores

4 de febrero de 2009

con una lata y un palo dando porrazos para espantar los pajaros


Contaba la aguela cuando yo era chica y llovia, decía:” Buen año, este año va a ser muy gueno porque la sementeras..”, pues decia asi:”.. que llueva para que se ponga el pan barato y se case mi mozuela”. Era bonito cuando crecian los trigos y todos llenos de janapoles pues se decía: “anda por janapoles para los marranos, pues tienes que tener cuidado de no estropear el trigo”. A veces habia mas amapolas que trigo, era tiempos que sino se echaba abono porque estaba caro y no habia dinero, solo se criaba janapoles. La cosa es que estaban bonitos los campos, todos llenos de flores pues a veces sino se recogia a tiempo, habia la yerba se secaba y eso si se desgranaba y habia mas amapolas que trigo.
Pues yo me acuerdo que yo de chica espantaba los pajaros, pues a veces me quedaba dormida porque era por la mañana, no veas como madrugaban los pajaros para comerse el trigo, havia de pajaros por todos los campos. Yo todavia me acuerdo de la cancion
decía asi:
usio los gorriones que se comen el trigo y dejan los grasones

Era gracioso yo con una lata y un palo dando porrazos para espantar los pajaros, pues la verdad es que lo recuerdo con mucha ilusion pues a veces si llovia mucho se decía:” que pena que le va a dar jeña”. Que era una cosa que se podria el trigo, pues los campesinos decia todo el año detras de la cosecha y ahora para que de tiña pues antes en Lapeza habia unas hazas de trigo hermosas. Todos decian este año va a ser gueno, asi que llueva para todos.
Pues habia dos clases de trigo, eran trigo recio y candear, pues el trigo recio tenia unas espigas que parecia que era pipas cuando estaba granando, a veces se comian cono si fuera pipas y estaba gueno.
Yo era muy feliz con todo, asi que hay que mirar por los campos, que las tierras dan de comer a todos. Es muy duro la labranza, pero bonito ver como se cogen todo los frutos que nos da Dios

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes