Paisanos y seguidores

14 de abril de 2012

Don Quijote de la Mancha




En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme vivió hace mucho tiempo un hidargo alto y seco de carnes que rozaba n los cincuenta años y tenía forma de hombre bueno.Cuentan que en su casa nunca falto. la comida ni una buena s calzas de terciopelo que lucía los días de fiesta .Don Alonso vivia con una criada que no llegaba los cuarenta años y con una sobrina que no llegaba a los , y era hombre madrugador y amigo de la caza que había trabado una estrecha amista con el cura y el barbero de la aldea. Por su condición de hidalgo, apenas tenía obligaciones , asi que dedicaba sus muchas horas de ocio a leer libros de caballerías .Y tanto se aficiono a la historia de guinetes y batallas , que llego a vender buena parte de sus tierras para comprar libros y más libros De día y de noche , don Alonso no hacía otrá cosa más que leer.Por culpa de los libros , abandono la caza y descuidó sus haciendas hasta que a fuerzas de tanto leer y tan poco dormir, se le secó el celebro y se vorvió loco. A veces soltaba de golpe un libro que tenías entre las manos, blandia, con fuerza su vieja espada empezaba a cuchillar las paredes como si se estuviera des fendiendo de que todo lo que contaban los libros era verdad,y asi fué como se le ocurrió el mayor disparate que haya pensado nadíen en el mundo, decidío hacese caballero andante y echase a los caminos en busca de aventuras

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes