Paisanos y seguidores

21 de abril de 2010

Mariquita hoseale las moscas



Os cuento habia una vez una familia que era muy trabajadores y estos solo tenian lo que sembraban. Eran muy buenos pero pobres.
La verdad que lo mas bonito de ellos, que eran muy obedientes, pues yo recuerdo que los padres de estos niños trabajaban en el campo, porque esos eran los dineros que tenian, es decir lo que sembraban.

Al padre a veces lo llamaban a echar un peon y la madre con los niños y la cabra y la marrana iban con el, todos por delante, hasta los campos de su pueblo.

Pues todos comian, pues la cabra la ataban, la marrana tambien donde habia hierba y todos eran felices y los niños pequeños los ponian bajo un arbol, a la sombra y la niña grande mientras la madre escardaba o segaba, lo que hubiera que hacer al cuidado de los pequeños y solo le decia:" Mariquita, los niños ".

Pues mariquita era muy obediente, pues a veces los niños su madre se quitaba el delantal para que estos se sentaran y a veces se quedaban dormidos y las hormigas y las moscas les picaban y le madre de mariquita decia: ”Mariquita hoseale las moscas"
y esta con una rama del arbol le asoava, para que los niños estuvieran a gusto.

Bien la pobre madre de estos niños, la verdad que era muy trabajadora y muy valiente, pobre mujer cuando era la hora de la merienda y ella iba a comer ,los niños se habian comido la merienda, que era media libra de pan y la verdad que a trocito a trocito se perdia y ella contenta de ver que se lo habian comido sus niños

Bien pues aveces en 1950 era de pena tanta miseria en La Peza, pues la Mariquita, la niña esta , cuando llegaban al campo para que los animales no se comieran la merienda la ponian en en lo alto de un arbol, pero a veces no se que era mejor, pues cuando iban a comer la merienda, estaba llena de hormigas.
Que asco y ¿ sabeis que tenian que hacer ?
Sacudirla, incluso el poco pan pues cuando lo partias tenias que soplar para ver.
Era de pena, pero mas feliz que nadie y mas sanos que una manzana, pues la verdad que yo digo a mis nietas que a todo le ponen faltas, digo yo: "si hubieras estado como Mariquita veriais que guena boca echavais",

Pero gracias a Dios hoy en 2010 tenemos de todo y hay que estar agradecidos por todo y dar gracias a dios y consevar lo gueno y que no vengan mas esos tiempos tan asquerosos, que le toco vivir a Mariquita en la posguerra.

Bien pues el campo estaba cerca de dos quilometros del pueblo y para regresar con la cabra, con la marrana y los niños y a veces teniamos que buscar leña para hacer la cena, imaginaros lo bien que lo pasabamos.
Antes no havia tantas hornillas, pues yo me acuerdo que Mariquita traia unas tamaras que era de los pinos y esta suelta unas pabesas, que se ponian la chimenea llena de pavesas y tenia que esta soplando. Era gracioso, pero contentos asi que a disfrutar de lo que se tiene que antes havia poco.

Un abrazo de mariquita

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes