Paisanos y seguidores

16 de abril de 2010

La Peza y cierra España

Hoy, día 15 de abril, se cumplen doscientos años de la derrota que sufrió un destacamento del ejército de Napoleón en la localidad granadina de La Peza. El 16 de febrero de 1816 las tropas napoleónicas habían tomado la ciudad de Guadix y tenían previsto conquistar el día 15 de abril, la villa de La Peza, una localidad de apenas mil habitantes. Manuel Atienza, alcalde de La Peza, uno de los muchos carboneros de la localidad, no estaba dispuesto a rendirse ante los franceses.

Atienza construyó un cañón con la encina más grande que habían encontrado en el monte. Él y sus paisanos ahuecaron el tonco de la encina y lo llenaron de hierro y pólvora. El día 15 de abril de 1810 los vecinos de La Peza hostigaron a los franceses que cuando entraron en el pueblo se encontraron con una empalizada de madera, que estaba coronada por el cañón de encina. El cañón explotó y dejó tantas bajas en un bando como en otro.

Los franceses huyeron porque no esperaban nada igual. A su llegada a Guadix, tras la derrota, fueron reprendidos por el General Godinot. Habían sido derrotados por un ejército de unos doscientos hombres. Cuatro días de preparativos necesitaron los soldados de Godinot para recuperarse y reunir un ejército de 2.500 hombres. El 19 de abril a las nueve de la mañana las tropas napoleónicas llegaron a La Peza. Su sorpresa fue no encontrar a nadie, no recibir un tiro en todo el camino. Sólo pudieron encontrar a algunas mujeres escondidas en la Iglesia.

Se llevaron presos a un anciano enfermo y a un adolescente. Los pocos supervivientes, escondidos en la sierra, tuvieron noticias de las barbaridades cometidas por los franceses y empezaron a atacarlos en el camino a Guadix.

La superioridad de los de Godinot era tan abrumadora que casi acabaron con aquel centenar de valientes. Manuel Atienza, el alcalde carbonero, fue rodeado por los soldados de Napoleón y rompió su bastón de alcalde, lo tiró a los franceses y se lanzó al vacío en la Peña Burrueco. Ni de su cadáver pudo apoderarse el enemigo.

Esta historia la relata con todo lujo de detalles el novelista accitano Pedro Antonio de Alarcón en sus Historietas Nacionales, en la que un capítulo destacado es el de El carbonero alcalde.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes