Paisanos y seguidores

7 de abril de 2010

El tranco liso de la puerta de don Emilio


En La Peza en donde yo vivia, habia una parienta que tenia munchos niños y la verdad es que esta mujer tenia niños de todas las edades y las mayores paseaban a las pequeñitas.
La verdad es que se pasaba bien, pues en el peñoncillo el horno donde estaba la puerta de don Emilio, era un tranco liso y alli era como una placentilla y allí cogías al niño de las dos manos y el niño sentado y lo paseabas eso era los columpios pero se pasaba bien
Pues yo como no tenia niños chicos, pues la verdad que no podía pásarlos y a veces solo miraba pues yo siempre estaba mirando y pidiéndole a mi madre que me comprara una hermanilla para pasearla en e ltranco liso de don Emilio.

Pues mi madre a fueza de tanto pediserlo pues me la compro y yo mas contentas que nadien, porque ya si que podía yo ir al tranco liso como mi vecinas con sus niñas.
Pues me acuerdo que para mi fue un regalo que me hicieron mis padres, pues yo iba a todas lados con ella, pues me la ponia en la cadera y a paséarla.

Pues como he dicho, antes no havía golosinas ni gominolas, ni nada, solo garbanzos tostados. Pues bien como he dicho, yo he sido muy tragona y solo pensaba en comer, pues me acuerdo que cogíamos un tazon de garbanzos crudos y los cambiábamos por tostados, era las únicas golosinas pues la verdad que me acuerdo y me rio pues yo cogía y me llenaba los bolsillos de garbanzos tostados y la niña a la cadera y a jugar a la plaza con ella.

Pues yo como una rata siempre royendo y la pobre niña miraba y a mi me daba pena de verla con la boquita abierta y yo decía como le de un garbanzo esta se ahoga pero la niña solo miraba pero entonces yo masticaba los garbanzos y cuando ya estaban triturados en mi boca, los cogía con los dedos y las granzas se las daba a la niña.

Pues la verdad que esta parecía un pajarillo, era bonito la manera de compartir, pues jamás se puso mala. E stábamos que daba gloria vernos, hasta con las granzas.

Bien como he dicho mis hermanos todos han nacido en el mes de marzo, en la primavera cuando empiezan las flores, pues mi hermano chico el diez de marzo, la siguiente el día dieciocho y la otra el treinta de marzo y el otro el treinta uno de marzo, así que felicidades para los cuatro y deséarles que cumplan munchos años en compañía de todos sus hijos y yo su hermana María, que sigue viéndolos como cuando eran niños les desean que sean felices y les mando munchos besos

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes