Paisanos y seguidores

14 de enero de 2010

Para mi hijo el mayor



Querido hijo, te escribo estas dos letras para decirte lo mucho que te quiero, pues como a tus hermanos, lo mismo que a ti, pues de lo único que estoy agradecida al señor es de que me hubiera bendecido con vosotros.
Pues yo lo único que os pido que seais austeros, hijos, lo mismo que yo, pues la aguela me decía que los hijos había que quererlos y dar la vida, que es lo unico que queda de herencia, los hijos, que eso es sangre de tu sangre.
Así tambien me contaba la ágüela que para que un arbol tuviera algun fruto havía que cuídarlo, es decir una guanta a tiempo no hace daño, así que perdonarme por los coscorrones que os he dado, pero habeis salido muy guenos, así que gracias a Dios, estoy orgullosa de vosotros

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno.....hay gente pa'to. Como siempre genial....

Toni dijo...

Los hijos somos el reflejo de los padres... por eso se dice "de tal palo, tal astilla". Y seguro que los tuyos son bellísimas personas.
Yo estoy aprendiendo a ser buen hijo, pero digamos "no tuve un buen ejemplo con mi padre"... aunque, pasados los años y viendo el sufrimiento que tuvo al tenerse que marchar, de niño, de La Peza y buscarse la vida, lo comprendo...
Yo espero ser la astilla, pero una astilla buena y que ha aprendido de los errores. Por eso me gustaría saber de la historia de mi familia en La Peza, explicada por los demás, y así conocer varios puntos de vista. Ya que, trascurridos los años, todo el mundo puede explicar lo que quiera sobre el pasado si no hay nadie que lo contradiga...
Un abrazo. Toni. Barcelona.

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes