Paisanos y seguidores

7 de agosto de 2010

jamon jamon


Bien pues cuando yo era chica no era como ahora que hay carnicerías, pues entonces solo comias el marrano que matabas y entonces aprovechaban hasta los huesos.
En el cuajar del marrano se metían los huesos con sal y esos servían para todo el año.

Pues como yo he dicho, todas las vecinas tenían un marrano en casa y este lo cuidaban muy bien pero a veces, que miseria, no havia ni comida para ellos y te decían:
”mira, cuando peles las papas, me guardas las cascaras”

Era gracioso, pero verdad pues así hasta que llegaba la hora de matar el marrano. Entonces era cuando éramos felices de verdad, con todo lo bueno que tiene, empezando por las patas, los huesos y hasta los andares.
Pues yo me acuerdo que al puchero se la echaba un espinazo, que estos se secaban con sal y cuando comías el cocido decías:”dame que chupe el hueso”.

Estaba bueno bien la cosa es que estábamos mas sanos que las manzanas

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes