Paisanos y seguidores

9 de julio de 2010

Carboneros de La Peza



Bien os cuento antes en La Peza como en todos los sitios los padrinos o los compadres era una cosa muy respetuosa, pues decía la abuela, que cuando tu tenias un niño y los padrinos que tu eligieras eran para toda la vida.

Ella decía que el bautismo es una casa sagrada y nunca había que enfardase con los padrinos, porque según decía el agua bendita de ese sacramento era sagrado y que jamás se podían enfadar los padrinos

Bien en La Peza había dos hermanos que siempre estaban juntos y estos no podían de pasar el uno del otro. Es decir ellos trabajaban juntos en los ranchos y hacian boliches, que era carbón, la única industria.
Pues estos se llevaban la familia con ellos a los montes de Pedro Martinez y sus alrededores y allí se tiraban las temporadas y se llevaban tambien el personal para trabajar en el rancho.
Bien estos hermanos cada uno de ellos tenían 6 hijos, en total eran doce hijos y todos ellos los bautizaron los dos hermanos y las cuñadas bien ellos dicen que además de hermanos era padrinos y eso era una cosa muy sagrada así que todos se criaron juntos con mucho respeto, pues yo me acuerdo que la ágüela decía la comadre Mariana, que era la madre de la Elena era muy buena mujer junto con la aguela ellas criaron a sus niños en los montes junto a sus maridos, eran muy trabajadoras Bien pues el ágüelo Tónico tubo muchos hijos pero solo le quedaron 6, el mayor José, el segunda Angeles, despues María, despues Antonio, despues Ascesión y despues Rafalito. Esos era mis tíos.

Pues el tío José María que era el padre de la Elena, la perdigona eran tambien 6, pues el mayor José, después Antonio, despues Gracia, después María, después Elena y después Angélicas.

En fin, ellos dice que se criaron todos juntos y felices y eran mas que primos, eran como hermanos, pues me cuenta la Elena que los dos hermanos que estaban tan unidos, en tres meses se murieron de diferencia y ella las dos cuñadas y a la vez comadres se quedaron con todos chicos, pero fueron muy trabajadores.

Todos los varones se fueron a las alpujarras que allí había muchas maderas de castaños pues allí conociera sus familia y allí echaron sus raíces. Así que quiero mandarles un abrazo por lo bien que se llevaban los primos y por la unión que tenían los hermanos. Así que como decimos, pobres pero honrados.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes