Paisanos y seguidores

16 de marzo de 2013

Rosco de amor peceño


 el amor  de antaño viene a buscarte. Te encuentra en seguida. No llama a la puerta. Entra así, de repente, maleducado y hermoso como soló él puede ser. Y de hecho, en un instante estoy otra vez perdido en ese color, en azul de sus ojos. Babi. Aquel día.
-Venga, muévete... sí que tardas.
Sabaudia. Paseo marítimo. La moto esta aparcada debajo de un pino, cerca de dunas.
-No te entendido, Step. ¿Quieres  o no el helado?
Estoy agachado, poniéndole el candado a la moto.
-¿ Cómo que no me has entendido? Mira que eres  boba .Te he dicho que no, Babi, gracias pero no.
- Pero sí que lo quieres, lo sé.
Babi, dulce testaruda.
- Entonces, ¿Por qué me lo preguntas? Además, ¿ Te parece que si lo quisiera no lo compraría ? No cuesta nada.
- eso, ¿ Ves cómo eres?.. En seguida piensas en el dinero, eres venal.
-Lo decía en el sentido de que  el polo es barato. ¿Qué importa, Babi? Se compra de todos modos y si no se come, se tira.
Babi se acerca con dos polos en la mano.
-He comprado dos. Ten, uno para mí  de naranja, y otro para ti de menta.
- Pero si a mí  no me gusta la menta...
-¡Hace un minuto no lo querías por nada del mundo y  ahora te quejas del sabor! Mira que eres tonto. Pruébalo, ya verás como te gusta.
-¡Sabré yo si algo me gusta o no!
-Dices eso porque estas cruzado.  Venga, que te conozco.
Primero le quita el papel al mío y empieza a lamerlo. Tras  haberlo probado, me lo pasa. [..

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes