Paisanos y seguidores

6 de julio de 2014

Boda romana en La Peza, Donde tú eres Cayo, yo seré Caya



Al caer la noche , el banquete  tocaba su fin y los esposos  marchaban  juntos  a su nuevo  hogar , la casa  del marido. La tradición exigía remendar el ancestral rapto de la sabinas perpetrado por los hombres de Rómulo en los inicios  de Roma .La novia  se resistía a abandonar  su hogar arrojándose  en  brazos  de su madre , mientras  el marido  fingía  arrebatarla  a la fuerza.
Los recién casados abandonaban la casa entre  un cortejo  que llevaba antorchas , cantaba y lazaban bromas  obscenas .De  este modo  se ahuyentaban los malos  augurios  y se propiciaba la fertilidad de la nueva unión, mientras  los transeúntes  evaluaban  la  importancia  del enlace a tenor de lo  nutrido y animado de la comitiva.
Al llegar  al nuevo hogar  se oficiaban nuevos  ritos  de agregación y fecundidad: la recien casada ungía  con manteca los goznes  de la puerta , recabando una unión fértil y fecunda, tras lo cual la desposada  mostraba la  rueca y el huso que portaba, y el marido le hacía  de un copo de lana. A continuación ella colocaba un velo o un hilo de lana sobre la puerta  como promesa  de trabajo y dedicación al hogar .Por último pronunciaba la fórmula  clásica  de unión, Fidelidad y también  de obediencia : Donde  tú eres Cayo, yo seré Caya 
Desde  este momento ya podía penetrar  en su nueva  casa pero sin pisar  el umbral, por lo que debía entrar en brazos de los invitados  y ser recogida  por el esposo
este  la investía de sus poderes como  señora del hogar  entregándole el agua  y el fuego, elementos  que simbolizaban los principios  opuestos , el marido y  la mujer , que entegraban el matrimonio  
ËSte materializaba finalmente cuando los esposos compartían por primera vez el lecho conyugal en la noche de bódas y por fin , la cortina se corría


Perdro Ängel Fenández vega

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes