Paisanos y seguidores

23 de septiembre de 2009

Las conservas de La Peza eran famosas

Os cuento antes en La Peza, como en todos sitios, se hacian conservas. La verdad es que estaban muy buenas.
Cuando se cogia la fruta, por ejemplo, se lavaba bien, se picaba y se le añadia azucar y se metia en botes de esos de cristal, despues se cocia en un laton en la lumbre y se guardada para cuando no havia frutas. Se decia despues de comer:” traete un bote de esos “

Lo mismo se hacia con el tomate y los pimientos. Era hermoso, como te ponias junto a la lumbre a asar pimientos, se pelaban y se juntaba con el tomate. Se hacia como una masa en un barreño todo junto y con las manos bien lavadas y un pañuelo en la cabeza para que no cayera pelos, pues a llenar botes para el invierno.Estaban muy buenos.

Otras veces, tambien se asaban los pimientos en el horno del pan. A veces llevabas un saco al horno y despues los pelabas y en una guita con una abuja de ensartar pimientos se hacian ristras y ristras. Era hermoso ver los botes de tomate junto a los pimientos y cuando estaban llenos, para que entraran mas, se recacaba el bote y cuando ya estaba lleno, encima del to, se echaba un poquito de aceite y despues se cocia.

En La Peza casi todos haciamos nuestras conservas para el invierno y eran famosas en toda Granada.

Lo mismo se hacia con los tomates y cuando se recogia la hortaliza se decía: “cogelos con cuidado que no se raboten”. Pues se cogian de la matas con cuidado.

Se cogia un manojo de esparto, se cocia para que pudiera estar mas suave y despues con una maza de madera se machacaba el esparto en una piedra dura que habia en todas las puertas de Lapeza. Se machacaba bien el esparto y entonces te sentabas junto a la canasta de tomates o de peras o de uvas y te ponias a atarlos con cuidado y enpezabas a hacer jilos y los colgabas en el techo.

Pues nosotros en casa teniamos muchos colgados, pues a veces se iban gastando segun maduraban. Era bonito como ibas a guisar, mirabas para el techo y cogias el que estaba mas colorado, en fin era gracioso cuando estabas durmiendo y a veces caian del techo, a lo mejor era un mebrillo y se decia ¿quien abra tocado a la puerta? del porretazo y a veces caian uvas lo mismo, pues cuando salias del cole, te decía:” coge un racimo de uvas y un trocico de queso, que eso sabe a beso, de bueno que esta.

Bien yo recuerdo esto con alegria, pero tenia mucho trabajo. La verdad es que ahora no hace falta tanta trabajeras, porque tenemos fruta todo el año y conservas en latas. Es hermosa esta abundancia, como tenemos tantas cosas, hay que mirar y saber disfrutar de lo bueno que tenemos, pues gracias a Dios tenemos de todo a cualquier hora.

2 comentarios:

Oscar dijo...

Me gusta leer tu blog, ya que me hace acordar a mis abuelos maternos españoles.
Saludos
Oscar de Bs As

Anónimo dijo...

gracias por que teguste mi blor y que te rrecuerde tus aguelos es pañoles pues un abrazo de una española que queria muncho asus aguelos maria

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes