Paisanos y seguidores

3 de septiembre de 2009

Escobones de tamaras


Os cuento antes, como he dicho, no habia ni aspiradoras, ni cepillos de esos que barren solos. Ahora gracias a Dios, tenemos de todo.
Antes no habia ni frigorifico, ni lavadoras, ni nada de nada, pero la verdad es que estabamos mas sanos que ahora con tantas comodidad, pues yo tengo los huesos que parecen una carraca, de estropeados.

Pues os cuento, antes cuando desayunabas y la leche estaba caliente, ¿sabeis como se enfriaba?. se metia en un caldero con agua y como no se tuviera bien agarrada se derramaba o se llenaba de agua

Otra cosa, los trapos se lavaban en el rio, junto a una piedra de esas que fueran lisas o una de madera, pero no todos tenian piedras de madera, solo unos poquitos. Tampoco habia pinzas de la ropa, asi que solo se tendia en los arboles o en los pinchos de los espinos.
A veces, como fueras de prisa a recoger los trapos, se quedaba mas de la mitad perdios, es decir, los trozos se quedaban alli en los epinos y despues tenias que coger el tavaque de la costura y remendar.

Y para barrer era mas peor, pues yo me acuerdo que se hacian unos escobones de tamaras, que se ataban con unas sogas a un palo y eso era para barrer las eras, las puertas o los corrales, porque la escoba, que era de palmas traidas de Guadix, se rompia. Solo se usaba para barrer la cocina, porque se rompia con facilidad. La verdad es que a veces se rompia la caña y parecias que eras una niña acachada barriendo.

Eramos muy felices en Lapeza, pues yo me acuerdo que todos los dias se barrian las puertas y a veces pasabas y hacian mucho polvo y decian:” mira, meate para que no hagas tanto polvo, que te vas a ahogar”.
Asi que se regaba la puerta con un caldero y se barria mejor.

En Lapeza todo tenia un encanto. Cuando terminabas de barrer, se echaban las moscas con un trapo y te ponias a hacer las labores, como bordar el ajual.
Era bonito lo bien que se pasaba debajo de un arbol, yo me acuerdo con mucha ilusion de todo esto.

Eramos felices con lo poquito que se tenia, pero yo hoy doy gracias a Dios por todo lo que tenemos, pues cuando voy a casa de mis nueras y me enseñan las aspiradoras, a mi me da miedo y digo:” esto no es para mi”

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes