Paisanos y seguidores

12 de octubre de 2014

corrían malos tiempos

 Un cuento
 Habia una vez una mujer y esta vivía sola en el pueblo con sus niños  y corría malos tiempos porque estaban en guerra pues esta mujer todos los días tenía que trabajar en el campo con todos los animales,  la cosecha  todo esto para poder vivir ella y sus niñas  pues como he dicho erán tiempos muy duros porque  estaban en guerra pues a pesar de tanta calamidad se quedo embarazada de un niño y  esta contaba que el día que nació su niño estaban tirando  bombas  los aviones y contaba que por una raja de la puerta se metió un proyectil  y rompió un espejo que tenía así que baya susto pero a pensar de tanto susto nació  su único niño porque ya tenía más niñas pues contaba ella que como era guerra no tenían nada que comer y el médico  le dijo que calentara agua  y le diera para que el cuerpo se recupere bien 

este niño fue creciendo como todos los niños de esa época con tanta miseria guardaba animales  dice que guardaba  las cabras y le echaban una lática de migas y a la salida del pueblo se la comía y dice que cuando tenía hambre  lloraba de hambre pero no tenía nada para comer  pero pensó cojer a una cabra y mamales la ubre  y se le quitó el  llanto. 
Bien fue creciendo hasta hacerse  un hombrecillo, dice que no había colegios, solo un hombre que sabia y este por las noches y otros niños con el, cada dia iva al colegio, hasta que un día le dice a  su madre,  tu niño que no venga más  porque sabe más que yo 
era listo pues dice que guarda las cabras a un hombre del pueblo y le dio una gorra  porque el hombre era forestar que cuida los montes y dice que era más feliz solo  por tener la. Gorra ya se creía que era importante  

aquel niño dice que sólo recuerda quitarse los piojos porque según decía los tenía de todos los  colores pobrecito bien fue creciendo hasta caerse mozuelo  trabajaba en los pinos en la resina cogiendo piñas de monte de todo hacía soga para comprarse algun cigarrillo 
decía que los primeros zapatos que se puso era  el día que se hizo quinto y tenía que medirse para ir a la mili pues como no se havia puesto zapatos nunca, este se resbalaba por las calles del pueblo hasta que dice yo me los quito y voy descalzo y así lo hizo porque segun decía parecía un mulo descocado 
bien este niño es decir este hombre pues tenía una burríquilla y traía leña para la casa y un buen día piensa como antes no había tantas hornillas ni tantas calefacciones, solo leña para la lumbre pues el  que ya era un hombre quería  ganar unas cuantas pesetillas, pues  fue Al monte y preparó una carga de leña y una talega con la merienda y se fue a vender la leña a otro pueblo cerca de sillón  a unos buenos kilómetros por los montes con el burro cargado de leña. Y llego al pueblo y empezó por todas las calles del pueblo vendo leña, nadie le preguntaba a pesar que todo el pueblo  le hacía falta porque hacia muncho frio y era la hora de que tenía que volver y la leña sin vender. Fue entonces cuando pensó en el cura   Se presentó en su puerta y le descargó la leña y se fue con su  burro, si una perra gorda, con la merienda comía. 
Así que vaya calamidades  bien y colorín colorado este cuento se acabado.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes