Paisanos y seguidores

18 de mayo de 2009

cada mochuelo a su olivo


Os cuento una cosa que decia la aguela:

una madre es para cien hijos y cien hijos no son para una madre

Pues os cuento, yo tengo una amiga que es de un cortijo, pues te digo que
cuando nos vemos nos da mucha alegria. La verdad que si, pues empezamos a
contarnos cosas, como nos va, pues ella que es muy sincera dice:” tu no te
crees que echo al cortijo de menos, aunque fuera cogiendo almendras
”.

Pero yo digo:” no digas eso, si tu con tus cuatro niñas estaras como decias
cuando las criaabas que tenian que mercete en una mercedora, solo por ser
niñas.

Ella dice:” eso me creia yo, pero te cuento, todas quieren que me vaya a sus
casas, pero al final me he ido junto a ellas en mi piso, pero te digo que
viven casi juntas, pero todas trabajan, gracias a Dios, pero a mi me tienen
como a un burro de carga, auque no me mandan que me mando yo sola. Bien, pues cuando me levanto, pongo una olla para que coman a medio dia todas, despues a llevar las niñas al cole, despues como tengo las llaves de sus casas, llego a una, me encuentro la casa si recoger, la otra, la cama sin hacer,.la otra los platos si fregar.

En fin que digo:” yo a mi cortijo, como decia mi madre, sola pero
tranquila. Asi que mira lo bien que vivo, pues hay que cuidarnos que sino, no nos cuida nadie
.”
Pues yo desde entonces me digo: Hay que cuidarse y cada mochuelo a su
olivo, o a su nido.

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes