Paisanos y seguidores

12 de septiembre de 2014

un racimo de uvas y un poco queso





La verdad que cuando yo era chica no había tantas pescaderías como hoy hay recuerdo en mi pueblo La Peza venía un hombre con una bicicleta y. Junto al sillín una caja atada con unas cuerdas finitas.  Para qué la caja no se callera, pues este hombre  venía de Guadix , y cuando  llegaba a La Peza, este hombre por todas las calles con su bici y su caja de boquerones   Recorría todo el pueblo dando voces
boquerones flesquitos boquerenos de los buenos 
a veces abría un municipar que se llamaba Galindo y este. Era un buen hombre y le decía así acaba de llegar el pescadero  y todas las mujeres del pueblo conpraban los  boquerones  unas medio quilo, otras tres cuartos, otras un cuanto,  asi hasta que se terminaba la caja era de madera
también recuerdo a un paisano y su mujer cada uno cogía de una asa y recorría el pueblo con el pescado
Eras hermoso, pues  avecés cuando  mi madre limpiaba los boquerones decía dame uno a veces lo asabas o te lo comías crudo y donde havía más de un niño cuando terminaba de limpiarlos quedaba pocos para a ver los fritos, pero la verdad que éramos felices solo de pensar que haviamos comprado boquerones 
también me acuerdo yo del tío de la furboneta que  traía uvas de Almeria por cajas y la gente  las cortaban con un hilo de esparto  y se cortaban en el techo, y así tenían uvas todo el año,
decian trate un racimo de uvas y un poco queso que esto sale a beso

No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes