Paisanos y seguidores

12 de septiembre de 2012

La piel del conejo



Os cuento antes la verdad que no havía tantos supermercados como hoy, ni tantos filetes , ni carnes solo lo que se criaba en la casa , bien recuerdo, que nosotros como todos los vecinos del pueblo, teníamos  animales para el sustento,y estos  animales , teníamos que cuidarlos bien para despues venderlos para comprar ropa o zapatos lo que se necesitaba en la casa 

Bien pues como he dicho, de filetes nada de nada, pues solo se comía carne cuando eran las fiestas , o los santos o la pascua, pero yo recuerdo que teníamos que coger hierba, unas canastas de amapolas para echarle a los animales ,y estos se ponían , más anchos que largos pues recuerdo que teníamos muchos conejos , y estos cuando le echabas la hierba salían de las madrigueras más contentos , y era cuando decía mi madre esta noche vamos hacer un arroz con uno de ellos ,y lo cogía , 

y recuerdo que lo cogía de las patas le daba en las orejas ,y después me decía:" ven ayudarme".

 pues yo lo cogía de las patas y ella le quitaba el pellejo y las tripas, y con un cardero de agua le quitaba la hiel.  era una cosa que como se rompiera amargaba todo el conejo, pero recuerdo, que lo limpiaba con mucho primor, lo hacia tajadas y lo partía para hacer arroz y para hacer frita, y todos más contentos porque comíamos carne

A vecés venía un hombre de Guadix, que compraba los pellejos de conejo,y recuerdo, que cuando se pelaba se ponía en una puerta para secarlo,para poderlo vender, esto lo recuerdo con mucha alegría porque la verdad cuando se comía carne era fiesta, a veces me decía no sabes comer carne porque no pelas los huesos y después chupaba los hueso, o mejor dicho roian los huesos




No hay comentarios:

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes