Paisanos y seguidores

4 de diciembre de 2011

bellotas dulces que parecían castañas


Os cuento como he dicho mi pueblo es muy hermoso , pues la verdad que tiene muchos campos y montes y además mucho agua, es decir muchas fuentes por todos los lados, de el territorio del municipio, bien pues yo como digo donde he pasado mis mejores años de mi vida ha sido en La Peza, que es la tierra donde nací.

Bien pues me acuerdo que en este tiempo era cuando havía bellotas y estas estaban en el monte y recuerdo ir con mis padres a por bellotas para los marranos, pues recuerdo que estas estaban en el monte, pues creo que se cogía como las aceitunas, pues algunos chaparros tenían mas que otros, pero la cosa era de llenar el costar para los animales, porque teníamos que cuidarlos, lo mismo que a nosotros, porque eso era de lo que se vivía.

pues también recuerdo que havía unas bellotas dulces que parecían castañas y estas también se comían. Bien recuerdo que la leña de chaparros se cortaba a ripios y se hacia una carga y se traía a casa y esta leña es muy buena para el carbón, pues cuando estaba todo hechas ascuas, la abuela la apagaba y cogía unas cuantas para la plancha, de la ropa o el brasero.
, pues la verdad que todo esto era beneficios y a vecés solo con el rescoldo, se estaba caliente y era cuando apartaban los tizones para otro dia.

era hermoso pero felices, yo recuerdo todo esto vivido con ilusión, pues la verdad que recuerdo que mis padres, llevaban la merienda en una capacha y allí entraba de todo, una fiambrera con tajadas de tocino o chorizo o pimientos fritos, unas naranjas y el pan y cuando decía vamos a comer, yo estaba la primera. La verdad que hacías ganas de comer, todo salía a gloria en lo alto del monte, recuerdo que yo era muy imaginativa y siempre que subía una cuesta creía que iba a llegar al cielo, también recuerdo el eco, que hacia en el monte, pues dabas una voz y parecía que al otro lado te hacia burla, pues todo esto lo recuerdo con alegría, pues mis padres, que dios los tenga en su gloria, trabajaron mucho para críanos y gracias a Dios hemos salido buena gente, pues mis padres decía , jamás cojáis nada de nadien, que en este mundo se paga todo

1 comentario:

Chelo dijo...

Buenas enseñanzas las que te daban tus padres y bonitos recuerdos los que tienes. Un abrazo

La Peza y sus leyendas

La Peza y sus leyendas
La Peza y sus gentes